El bilinguismo en la escuela

Con el fin de alcanzar el nivel educativo exigido por la Unión Europea, España ha tenido que realizar diversos cambios en la enseñanza de todas sus comunidades autónomas, no solo en la forma, sino también en los contenidos. Uno de estos cambios, y quizás, uno de los más significativos, es el bilingüismo en la escuela. Y es que con la globalización y la apertura de las de las fronteras, gracias a las nuevas tecnologías, hoy por hoy, es más que necesario hablar dos o más idiomas. Por eso, en los últimos años los programas y proyectos en relación al bilingüismo se hicieron más accesibles para toda la población, tanto para los centros educativos públicos y concertados, como para los privados, de niveles obligatorios y no obligatorios.

Fluidez en diferentes contextos

Según la Unión Europea, uno de los retos de la Europa actual es poder formar europeos políglotos, que fomenten el diálogo intercultural y una mayor cohesión e integración social. Pero esto va más allá de conocer algunas palabras en otros idiomas, o de poder entender un programa o una película, pues una persona bilingüe es aquella que tiene una competencia alta en otra lengua y que es capaz de usar una u otra en cualquier circunstancia con una eficacia similar. Esto quiere decir que puede hacer uso de ambos idiomas en los mismos contextos con facilidad y calidad. Cada vez más, es la misma sociedad la que le exige a las instituciones y a la escuela preparar estudiantes que hablen mínimo dos idiomas, con el fin de que se adapten más fácilmente a la globalización.

España, multilingüe

Por otra parte, España es considerada como una nación multilingüe, y así se reconoce en el artículo 3 de la constitución, en el que se declara el castellano como lengua oficial del estado, pero se les reconoce a las demás lenguas españolas la oficialidad en sus respectivas comunidades autónomas, como el catalán, el gallego y el vasco. Sin embargo, cuando la Unión Europea le pide a España que sea bilingüe, no se refiere solo a estos idiomas, sino especialmente al inglés, al francés al italiano y hasta al mandarín, lengua que cada vez se habla más en diversos países. En España, en los últimos años se ha incrementado la enseñanza temprana de estos idiomas en la escuela, incluso desde los primeros años de edad.