Ciclovías urbanas: ¿Falta de planificación?

Durante estos últimos años ha habido un aumento importante de ciclistas en la Región Metropolitana, así se percibe en algunas ciclovías como la de Ricardo Lyon que en horas peak sufre una gran congestión. Es mucha la gente que prefiere un transporte con beneficios medioambientales, de salud y económicos. Pero al parecer este incremento ha pasado desapercibido por algunas autoridades políticas.

Es verdad que para este año el Gobierno Regional tiene contemplado construir 70 kilómetros de ciclovías (hasta ahora solo se han aprobado 13 kilómetros de estas en la comuna de Santiago, equivalente a $2.063 millones de financiación) que se conectaran con las ya existentes, y que además busca que los municipios trabajen en conjunto y no de manera aislada, para de esa forma, construir ciclovías que unan comunas, pero también es verdad que algunas de las ya construidas, son una vergüenza. Un perfecto ejemplo son las construidas en la comuna de Ñuñoa, específicamente en las calles Duble Almeyda y Antonio Varas, que no cuentan con las características apropiadas para resguardar la seguridad y comodidad de los ciclistas. Es por eso que una de las críticas que se plantea es que se reconstruyan esas ciclovías. Como dice César Garrido de Furiosos Ciclistas: “Las ciclovías nuevas tienen un estándar decente, pero las antiguas están desactualizadas”.

Otro problema es que las distancias a veces recorridas por los ciclistas hacia sus trabajos o hacia los recintos educacionales, son muy extensas, por lo que el tiempo necesario para llegar hacia esos destinos en bicicleta, se hace prolongado. Es por eso que sería buena idea construir estacionamientos de bicicletas cercanos a las estaciones de metro, tal como lo plantea el experto en Transportes de la U. Diego Portales, Louis de Grange. De esa manera los ciclistas podrían complementar sus viajes con el transporte público.

En conclusión, las autoridades deberían analizar con mayor determinación los problemas de los ciclistas y así invertir de mejor manera el capital, es decir, no utilizar todos los recursos solo en construir nuevas ciclovías, sino que también financiar la reconstrucción de las antiguas, y crear nuevos estacionamientos para conectar el uso de la bicicleta, con el transporte público.